Zona mía

Mi boca y dedos recuerdan
cada una de tus regiones
la noche cae en medio de tus muslos
te busco en entre montañas y montes
conozco de espacios prohibidos
Mi mano busca
entre ríos y la tibieza de la jungla.
He de tenerte
he de saborear a tientas
el secreto oscuro
de la tierra prometida
y busco en el sur de tu espalda
la magia que se instala en el vacío.

Mi promesa entera,
se vierte sobre la piel de tus caderas
y caes desmayada 
entre árboles de verde olivo
tan profundo.

María Cayo

Por amor al arte




He dejado  mi cuerpo
en toda pintura abstracta
Soy un óleo de deseo
colgado en una pared , sin luz.

Paradójico  lenguaje
en  mis senos inmaculados
tantos tonos de silencio, sin caricia
y de paisaje un otoño..

Marco viejo casi triste
hecho a mano y solitario, amigo
guarda mi secreto a voces
cuando yo  muero de sed.

Como otra obra de arte, colorida
miro la vida hacia afuera,
y en mi desnudez  apasionada
 los años pasan,  sin sentido,
sin que nadie  me de agua,
sin que me cubran el frio.

María Cayo
s/t  Natalia Bustos

Tu libro


Un día te irás
reservo una hoja en blanco
en la que te haré poema,
la besare´por las noches,
por aquello de tu ausencia.

Cuando nada nos quede
para leernos a los ojos
cerrare´ tu libro, al caer la tarde
sin  terminar el prólogo
esperando el preámbulo lunar

Me bastará el susurro
emanado de cien páginas
aroma bendito de tu nombre…

Sola
tocare tus palabras a deshoras,
cuando tu no me conozcas
y me guardare en tu verso
callada
con la emoción en la mano
para cambiarte de página
y amándote tanto.

María Cayo