Los idiotas


*A Enrique Peña N.

El idiota es un mal necesario
la colección de sus fobias, es simpática.
no hay habilidades eufónicas
ni siquiera en su silencio
 y su eco retumba en todos los idiomas,
sin arte alguno.

El idiota,
tiene un aire elegante, sapiente
parece que ha leído un libro.

Todos
son pleonasmo, el equivoco borracho
brillan con desesperación
son reciclables cada seis años, 
 orgánicos, patéticos...

hagamos un monumento, 
un album de estampitas, 
un honoris causa
dedicado a los idiotas que ignoran serlo
amémoslos, su sombra es ecuménica.

aprisionados se vería lindos,
gozando de su coprofagia.

dejemos de rezar
a la noche indignada...
y durmamos plácidos
sin que nada importe,
seamos idiotas perfectos
sentados en un sillón,

el rey idiota y guapo
venderá esperanza
y las playas, y las calles
... y la dignidad
 gobernándolo todo
menos a sí mismo.

María Cayo